En la mayoría de equipos inalámbricos se necesita una batería para poder funcionar.